Logo

Avisos de interés

Cara y cruz para Madrid en la primera jornada de la segunda fase del Nacional de Selecciones Autonómicas femeninas que se disputa en el Cotorruelo

Con una victoria y una derrota ha saldado Madrid los dos compromisos ante Valencia en la primera jornada del grupo C de la segunda fase del campeonato de España de Selecciones Autonómicas femeninas. El combinado Sub-25, dirigido por José Antonio Castro Quintana, ha vencido por 4-2, mientras que la selección Sub-18, entrenada por Jesús Gil Bombín, ha caído por 1-2.

La selección madrileña Sub-18 tuvo muy pocas opciones después de recibir dos goles en los primeros 20 minutos en los primeros acercamientos al área de las valencianas. Posteriormente, intentó la remontada y el gol de Marta Carro de cabeza a los 10 minutos de la segunda parte dio esperanzas. Incluso el empate estuvo muy cerca al disponer de un lanzamiento de penalti de Estela en el minuto 28. Sin embargo, la portera valenciana adivinó la trayectoria del balón y lo atajó antes de llegar a puerta. En el último minuto, un larguero volvió a impedir el empate.

Para el seleccionador, Jesús Gil Bombín, al equipo le faltó “carácter y no ha dado sensación de bloque”. “Hemos creado muchas ocasiones, pero nos ha faltado determinación”, apuntó el técnico, quien añadió que han jugado “con cuatro bajas importantes y eso se ha notado”. El seleccionador no puede contar para esta segunda fase con el concurso por lesión de las atléticas Noelia Calderón y Cristina Martínez, ni con las rayistas Emma y Vera Bernabé.

En cuanto a la selección Sub-25, y sin hacer un gran partido, se impuso con total comodidad a Valencia, aunque tuvo que esperar al minuto 37 para que Saray logrará su primer gol y el de su equipo. Las valencianas mostraron mucha seriedad en defensa, aunque en ataque estuvieron muy inocentes. De esta forma, Madrid tuvo que ir madurando al rival y al partido para decantar el marcador a su favor. El 2-0 lo consiguió Natalia en el minuto 56. Saray volvió a marcar en el 78 a pase de Olga, jugadora que se encargó de lograr el 4-0 cinco minutos después.

Con el resultado a favor, la selección madrileña se relajó excesivamente en los minutos finales y un penalti transformado por Jessi, en el minuto 90, así como un error de marcaje tras un saque de esquina a Esperanza Pumares, en los minutos de prolongación, dejó el marcador en un 4-2 que maquilló el resultado para las valencianas.